Un monito llamado Monín

Por: Yadira Ofmara Rivera. 2019, junio.

Ficha y cuento ecológico. Asignatura: Eco 105. Escuela de Estadística y Archivología. Licenciatura en Registros Médicos y Estadística de la Salud. Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología. Universidad de Panamá.

Solía ir todas las vacaciones a donde mi tía, que vivía en Villalobos. Me parece que fue la última vez que pasaba donde ella, cuando ocurrió lo que voy a contar.

Todos los mediodías visitábamos a una señora llamada Anita, para hacerles los mandados porque ella era muy anciana y estaba enferma. La señora Anita era muy agradable; tenía como vecinos a una familia conformada por dos niños, sus padres y un mono pequeñito, lindo e inteligente, que se llamaba Monín. Los niños lo maltrataban. Monín tenía la colita partida y era muy temeroso.

 

Pasados los días, la señora Anita me preguntó si quería mango, que la acompañara a buscarlo a donde una vecina. Allí, en ese instante, conocí a ese animalito lindo. La vecina me preguntó si yo lo quería porque sus hijos no lo apreciaban y ella ya no sabía qué hacer. Así que acepté. Me dijo que el lunes próximo llegará temprano a buscarlo y no dijera nada porque me lo daría sin que sus hijos se dieran cuenta. Al lunes siguiente me dieron al monito, era lo más lindo que había visto, muy carismático y juguetón.

 

En aquel tiempo habían programas como Martínez Blanco y Éntrese a Ganar, entre otros, y una vecina tuvo una idea, que llevara a Monín para darlo a conocer y hablar de él. Me pareció una gran idea llevarlo y presentarlo. Para sorpresa nuestra, Monín se llevó el segundo lugar del programa; fue una gran emoción. Gracias a esta oportunidad recibimos una llamada, a la semana siguiente, de unos biólogos norteamericanos que querían saber sobre Monín. Deseaban conocerlo por ser parte de una especie en peligro de extinción. Querían hacer un estudio en el embalse Gatún, por ejemplo, determinar cuántos monos había en el área. Así, biólogos norteamericanos y panameños que estaban prestando sus servicios en ANCON (Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza), trabajaron juntos en ese estudio para el cual, Monín fue muy importante. A partir de él pudieron obtener mucha información sobre su especie.

 

Fue una experiencia muy linda ya que se pudo ayudar a la preservación conservación de esos monos. Estos biólogos me informaban siempre de los eventos que ellos hacían. Nunca la olvidaré.

 

Este es mi cuento ecológico, de mi niñez, a partir del cual se hicieron varios escritos sobre la conducta y estados de humores del monito; por motivos de mudanza y otras cosas, se me perdieron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s