Parque Natural Metropolitano: “Pulmón de la Ciudad de Panamá”

Por: Luis Vergara, Eyda Meneses y Johanna Rincón. Marzo, 3 de 2020.

Curso avanzado de Cambio climático y medidas de adaptación. Maestría. Facultad de Ingeniería Civil. Universidad Tecnológica de Panamá.

El Parque Natural Metropolitano se originó con los primeros planes de uso del suelo del Canal en 1974 y fue inaugurado el 5 de junio de 1988, Día Mundial del Ambiente. Al año siguiente, el área del Parque se convirtió en un centro de entrenamiento para las Fuerzas de Defensa de Panamá (FFDD). En la actualidad, el Parque cuenta con planes de Manejo y Operativo.

El Parque Natural Metropolitano está ubicado en el corregimiento de Ancón, distrito de Panamá, entre la Ave. Ascanio Villalaz, la Ave. La Amistad y la Ave. Juan Pablo II; frente a esta última se encuentran sus oficinas principales. Es la única área protegida de Centroamérica situada dentro de los límites de una ciudad metropolitana.

El parque está conformado por once polígonos que abarcan una extensión de 232 hectáreas y 1 159,43 m2. Entre los atractivos con los que cuenta están varios senderos y miradores. Estos son: Los Momotides, Los Caobos, El Roble, Camino del Mono Tití, La Cienaguita, Los Guayacanes, Interpretativo Dorothy Wilson; miradores Los Trinos, Los Caobos, Cerro Cedro; y el recorrido a través de la Grúa del “Dosel del Bosque”.

La preservación del parque permite tener un área natural que contribuye a mantener, en particular, un equilibrio entre el medio natural y el entorno urbano que lo rodea. Busca prevenir la contaminación y propiciar un ambiente sano, que brinde a la población mayores oportunidades de esparcimiento al aire libre. Este espacio es propicio para la recreación dirigida, la interpretación de la naturaleza, la educación ambiental y la investigación ecológica, entre otras actividades, y la conservación de los recursos naturales tales como la flora y la fauna.

Maravillas del bosque: vegetación, flores, senderos y Mirador.

El recorrido del pasado 16 de febrero, se realizó en el sendero Los Caobos que conecta con el sendero El Roble. El sendero de Los Caobos fue inaugurado en 1995, llamado de esta forma por el árbol de caoba (especie reintroducida al parque) que se puede apreciar durante su recorrido. Su trayecto tiene una longitud de 0,9 km; que se recorre, a buen ritmo, en aproximadamente una hora. Su dificultad es moderada.

Antes de comenzar a explorar las maravillas del PNM, justo en la entrada del sendero Los Caobos, recibimos una breve introducción de la profesora (guía) quien nos daba algunas recomendaciones. Teníamos que ser cuidadosos, mirar dónde íbamos a pisar, y en caso de resbalarse, no tratar de sostenernos de alguna planta, árbol o algún compañero, porque él o nosotros podíamos salir lastimados. El compañero, por estar desprevenido; nosotros, porque no sabríamos de qué nos estábamos agarrando o qué había sobre la rama, planta, bejuco a la que echábamos mano; entre otras cosas.

Una vez que entramos, la profesora nos mostró varios árboles y nos preguntó cuál es la particularidad de algunos de ellos en cuanto a sus raíces. Algunas son superficiales (en los trópicos), otras profundas (principalmente, regiones templadas). Las raíces de los árboles en los trópicos están adaptadas a la disponibilidad de nutrientes; en general, son sub superficiales.

Otros factores propios de los bosques tropicales son la humedad -siempre alta- y las elevadas temperaturas que influyen sobre la actividad metabólica de los microorganismos. Estos participan en la descomposición rápida de toda la materia orgánica que está en la superficie: hojas, restos de animales, semillas, ramas, frutos, flores. Las lluvias, que en los trópicos suelen ser torrenciales, lavan los suelos y arrastran todos los minerales que resultan del proceso de descomposición. De allí se deriva el desarrollo de esas adaptaciones al nivel de las raíces en la vegetación.

En algunos árboles, próximos al sendero, se podían ver las raíces cortadas de árboles por donde pasaba el cordón marcado del sendero, obras realizadas por el ser humano. Esto aumenta la vulnerabilidad del árbol al afectar su capacidad de fijación o amarre al suelo. Las raíces ayudan a sostener el árbol para que no se caiga y son igual de grandes que la parte del árbol que sobresale (copa del árbol: ramas y hojas).

También nos introdujo sobre el tema de la competencia entre las diferentes especies de la vegetación, la que se da por los espacios y por la luz. El claro (la luz) que se crea dentro de un bosque cuando algún árbol cae, hace que las especies que están abajo compitan por ocupar ese espacio iluminado. La diversidad que hay en un bosque hace que se establezcan relaciones entre las especies, y que una especie controle a la otra, evitando que sean una plaga.

En los suelos descubiertos, con pérdida de nutrientes, se establecen las especies pioneras como la chichica y el guarumo. Estas especies crecen en áreas alteradas, con pérdida de vegetación y empobrecidas en cuanto a nutrientes. Las especies pioneras mejoran las condiciones del suelo, propiciando la recuperación de los nutrientes; esta mejoría de las condiciones resultan favorables para otras especies más exigentes que vienen a desplazar a las especies pioneras. Es así que los bosques juegan un papel importante en el ciclo natural del carbono, puesto que la vegetación captura el dióxido de carbono de la atmósfera durante el proceso de fotosíntesis y lo transforma en compuestos orgánicos. Durante la respiración y la descomposición de las plantas, parte del carbono es liberado a la atmósfera. De esta manera, un área que estuvo degradada puede volver a participar en la captura del dióxido de carbono.

Más adelante la profesora guía, nos explicó sobre la copa de los árboles. Dado que este es un bosque tropical seco, la vegetación pierde sus hojas cuando está finalizando la temporada lluviosa y se acerca la temporada seca. El agua que se encuentra en el tronco se tiene que mantener durante toda la estación seca, hasta cuando llegue la nueva temporada lluviosa. Para reducir la evapotranspiración es que los árboles dejan caer sus hojas; así pueden retener el agua.

Otro efecto importante de las hojas que han caído de los árboles y cubren el suelo (hojarasca) es que «alimentan» el suelo del bosque, ya que generan humus y nutrientes a partir de los procesos de descomposición y mineralización. Se da la recuperación de los nutrientes a partir de la actividad de los microorganismos; estos vuelven a ser utilizados por la vegetación. Gracias a ello, retornan al suelo los bioelementos necesarios para mantener su productividad. Además proporcionan alimento a los organismos contenidos allí y benefician la gran diversidad de árboles que hacen uso de los nutrientes.

A medida que se recorría el sendero Los Caobos, que está marcado por un cordón de piedras, se observó una flor desconocida por nosotros. Esta flor es llamada flor de la pasión (Passiflora – desde la época colonial), y tiene propiedades medicinales. Se le llama pasiflora perfumada o granadilla de monte. Pudimos investigar que «es un bejuco trepador nativo de las áreas tropicales». Esta flor presenta un color muy llamativo de color rojo escarlata, son solitarias, pueden o no tener olor y florecen en el verano. La pasiflora constituye uno de los mejores remedios contra todo tipo de manifestaciones nerviosas y relaja el organismo, muy adecuada en aquellas situaciones de estrés.

Llegamos a la parte más alta del Sendero, donde se encuentra un mirador llamado “Mirador los Caobos”. Desde allí se enmarca un bello cuadro de plantas y se puede apreciar la diferente vegetación, que incluye los árboles de Caoba, además de permitir una vista hermosa donde se aprecia la Ciudad de Panamá. Este mirador tiene una altitud de 72 m.s.n.m.

Durante la gira pudimos observar la diversidad de árboles y conocer de cómo determinar el estado de un bosque, en cuanto a su edad relativa. A través de la presencia de lianas o bejucos, y sus respectivos diámetros. Entre más jóvenes sean los bosques, mayor será su capacidad para absorber dióxido de carbono. Los bosques jóvenes presentan árboles de menores diámetros y alturas, y una mayor densidad de individuos por superficie.

Se pudo apreciar una buena cantidad de individuos de guarumo durante el recorrido; en la margen del camino y en los claros dentro del bosque. Sobre esta especie se comentó que es una especie pionera, de hojas grandes acorazonadas. Su tronco recto y hueco ha permitido su uso por nuestros antepasados para crear conductos de agua. Es una especie que requiere pocos nutrientes y ayuda a recuperar la fertilidad de los suelos; también es una de las comidas preferidas del perezoso. Las hojas del guarumo, adicionalmente, tienen propiedades narcóticas y sirven de medicina en beneficio de la salud del ser humano; animales domésticos y silvestres.

Según íbamos avanzando -nos movíamos en descenso- se pudo notar varios letreros con información del Parque Natural Metropolitano, entre ellos el del Mono Tití. Luego llegamos a un área un poco plana, que cuenta con unas bancas, propicias para el descanso y la observación. A unos escasos metros se ubica un arroyo seco. Al fondo, y en lo alto, se encuentra un inmenso árbol llamado barrigón que posee estrías verticales. En la parte baja, antes de las raíces de contrafuerte, su tronco es más ancho y redondo que el resto. En su interior, este árbol, acumula agua con muchas sustancias químicas en solución; estas, pueden ser perjudiciales. Según comentan, en ciertas comunidades del interior e indígenas, lo usan para dárselo de tomar a las personas que no son de su agrado, ya sea por algún agravio, mal gesto o una actitud negativa hacia sus moradores.

También se pudo ver el Cuipo en esa misma área, que es el árbol más grande de los bosques, y puede crecer 60 metros de altura. Su tronco es recto y contiene círculos horizontales al suelo, y llega a presentar un diámetro de hasta 2,5 metros. Este árbol es usado por el águila arpía, para construir sus nidos. Este árbol queda sin hojas entre los meses de diciembre y enero para reverdecer hacia el mes de mayo.

Luego conectamos con el sendero El Roble, que se hizo operativo en 1998 con el propósito de evitar que los guías y los grupos en giras educativas tuviesen que transitar a orillas de la avenida Juan Pablo II. El sendero tiene un trayecto de 0,7 km, y a una cierta distancia se encuentra una pequeña laguna artificial habitada por tortugas, peces y otros animales que están en el área.

Continuamos caminando y llegamos donde está ubicado el Mariposario Metropolitano, un albergue de mariposas, para estudio, reproducción y conservación.

En conclusión, la experiencia que tuvimos de esta gira educativa al Parque Natural Metropolitano, llamado el pulmón de la ciudad de Panamá, es que los bosques bien gestionados ofrecen un ambiente sano y hermoso, que benefician a las personas que lo visitan y a los animales que lo habitan. De gran importancia la hojarasca que alimenta los suelos del bosque que genera humus y nutrientes, y proporciona alimentos a los organismos que allí conviven.

El interés por la naturaleza, de conservación y protección, es importante fortalecerlo. Tenemos un atractivo en nuestro país, el Parque Natural Metropolitano. Es muy importante que desde muy pequeños, aprendamos a respetar y a valorar la naturaleza.

Finalmente fue trayecto hermoso porque se sentía diferente cuando estábamos al fondo del bosque, el silencio, la calma; el aire se sentía puro y percibíamos una temperatura fresca, diferente a lo que fue el inicio y a la salida del sendero Los Caobos. “Fue un ambiente relajado”.

Biomuseo: Panamá, Puente de Vida

Creado por: Eyda Meneses. Marzo, 24 de 2020.

Mi visita al Biomuseo

El domingo 8 de marzo de 2020, fui a visitar el Biomuseo de Panamá, en una gira académica para el curso de Cambio Climático. ¡Primera vez en entrar a esta magnífica edificación!, diseñada por el reconocido arquitecto Frank Gehry. ¡El Biomuseo es tan atractivo! Tanto por fuera como por dentro, cada una de sus salas es algo impresionante y nos lleva a la interesante explosión de vida en Panamá.

Antes de comenzar el recorrido por las salas con las que cuenta este majestuoso museo, personal encargado nos dio al grupo una breve introducción de lo que es el Biomuseo, la inspiración arquitectónica, imitando las formas de un bosque con árboles altos, los techos que representan las hojas. Este edificio se distingue por su variedad de colores que además de representar la variada flora y fauna de Panamá, representan la diversidad cultural presente en los pueblos indígenas.

Luego de la explicación se inició el recorrido, para comenzar a ver y a disfrutar de la biodiversidad con la que cuenta nuestro territorio nacional. Durante el trayecto es posible encontrar diferentes galerías donde se aprecia el impacto sobre la biodiversidad del planeta y el surgimiento del Istmo de Panamá, entre otras cosas. Las salas de exhibición de este Biomuseo son: La vitrina de la biodiversidad, Panamarama, El puente surge, El gran intercambio, La huella humana, Océanos divididos, La red viviente y Panamá es el museo.

En este informe me enfocaré en la galería Panamarama, nombre que resulta de la mezcla entre dos palabras, Panamá y Panorama. De allí, el origen del nombre de esta sala que simula a la sala de un cine, donde las personas permanecen de pie o sentadas sobre su plataforma de vidrio. Esta presentación audiovisual dura aproximadamente unos seis minutos de recorrido por la diversa naturaleza panameña.

La colección de diversidad que se muestra en las gigantes pantallas es toda una aventura. Poder ver todas las imágenes que se reflejan, desde varios ángulos, nos traslada a través de los diferentes ecosistemas que hay en Panamá. Estos van desde la profundidad de los océanos hasta los bosques nubosos, mostrándonos la riqueza de nuestra flora y fauna, porque vivimos rodeados por un sin fin de seres y comunidades vivientes.

No imaginamos las grandiosas áreas naturales que tenemos en nuestro territorio Panameño. ¡Simular estar en la selva rodeado de muchas especies! Sientes que verdaderamente estás en ese sitio, al ver y escuchar la combinación entre los sonidos y la imagen presentada. Te relajas por la tranquilidad que transmite la naturaleza, al mismo tiempo sientes estar en ella, en un ambiente fresco e inigualable. Estos paisajes son algo ¡impresionante! Debemos cuidarlos, conservarlos y protegerlos.

Si en la sala anterior recibí un sinnúmero de información interesante sobre la rica biodiversidad que mantenemos en nuestras tierras, en nuestro país, en Panamarama se demuestra que vivimos rodeados de un número inimaginable de seres vivientes. En esta sala se puede observar lo hermoso que son los colibrís, las ranas; ver a las hormigas caminar en fila con hojas en las cabezas; la tormenta, con sus relámpagos (hasta me asusté).

Sentir el efecto de la lluvia fue muy envolvente. Se sienten gotas de agua caer y que salpican al suelo; los charcos; la escorrentía; la cascada. Ver los radiantes colores de las diferentes especies de animales y plantas; la imagen de las ballenas pasando bajo mis pies, las estrellas de mar, los pueblos indígenas. Esta experiencia es muy bonita. No todos conocemos lo que tenemos y no cuidamos nuestro patrimonio natural. Somos parte integral de la naturaleza e interactuamos de muchas maneras con todos los seres vivos.

En conclusión, existe una increíble abundancia y variedad de vida en la tierra, y los seres humanos vivimos rodeados de ecosistemas singulares e importantes, que abarcan una gran variedad de especies. Muchas de las especies se encuentran amenazadas a causa de las acciones humanas ya que se devastan los suelos, y los bosques se destruyen para el crecimiento de la ciudad. Se comienza a notar la desaparición de algunos grupos de seres vivientes. Es por ello que debemos tomar conciencia para no perjudicar a la vida de estas criaturas importantes que habitan en Panamá.

Es muy hermoso conocer las maravillas que nos presenta la naturaleza ya sea en el área terrestre como en los océanos. Somos Panamá, un país afortunado con abundante Biodiversidad. Este recorrido por el Biomuseo fue genial, ¡una grata experiencia!

GIRA ACADÉMICA AL PARQUE NATURAL METROPOLITANO (Panamá)

Por: Fernando Fernández González. Fecha de Gira: 2020/febrero/16

Curso avanzado de Cambio climático y medidas de adaptación. Facultad de Ingeniería Civil. Universidad Tecnológica de Panamá

Si un día antes del 16 de febrero de 2020, me hubiesen dicho lo maravilloso que sería la visita al parque, lo hubiera creído; sin embargo, lo que no vislumbraba era que esa expectativa sería rebasada. El simple hecho de estar en contacto con una extensión de mi propio ser (la naturaleza) me elevó a niveles espirituales impensables. Aquel día, cualquier incomodidad propia del esfuerzo físico se vio opacada por el inmensurable conocimiento adquirido en las pocas horas que duró el recorrido a través del sendero de Los Caobos (figura 1).

Figura 1. Senderos del PNM.

En los renglones siguientes compartiremos las anécdotas vividas y los conocimientos adquiridos.

Momento antes de ingresar al sendero de Los Caobos, muy atinadamente nuestra guía y facilitadora, Profesora Marilyn Diéguez, dejó por sentado criterios universales que debemos tener en cuenta al realizar este tipo de actividad. Recordamos, entre otros, no generar ruidos extremos, evitar el contacto físico con los habitantes del bosque -por razones sobre todo de seguridad-, y evitar alterar las condiciones del ecosistema encontrado.

Acto seguido emprendimos el recorrido, con la recomendación explícita de tratar de encontrar en el bosque las evidencias de su función como sumidero de dióxido de carbono. A pocos metros de la entrada del sendero, se encontró el tronco-raíz de un árbol muerto. En él se constata que en las zonas tropicales, los árboles no desarrollan una raíz principal profunda, sino que sus raíces suelen ser sub superficiales. Al estar dentro de un bosque tropical seco, a través del árbol caído, pudimos comprobar que sus raíces eran sub superficiales, lo que repercute en que tienen mayor riesgo de sucumbir antes los vientos si las raíces son cortadas (figura 2), por diferentes obras o proyectos de construcción (los árboles pierden su capacidad de fijación al suelo y son mas inestables).

Un poco más adelante la profesora explicaba que los bosques tropicales tienen la característica que entre sus habitantes hay una gran variedad de especies de árboles, y a la par, pocos individuos de cada especie, lo que es indicativo del equilibrio dentro del ecosistema. Una gran cantidad de conexiones se establecen entre las diferentes especies lo que les confiere gran estabilidad.

Figura 2. Raíces de contrafuerte, cortadas (izquierda); tronco caído, con raíces sub superficiales (derecha).

Ya más adelantados, dentro del bosque, donde el ruido de los autos era imperceptible, un ambiente de paz interior nos invadía, propicio para que el conocimiento, las ideas y el intercambio fluyeran cual torrente de un manantial. Quedaron entonces divagando en el pensamiento de los presentes información cavilante tal como:

  1. Antiguamente el ser humano al trabajar la tierra, sin mucho conocimiento científico, sabía que es necesario dejar que descanse por un periodo de tiempo para que se recupere.
  2. El agua para riego saliniza el suelo en detrimento de sus características fértiles.
  3. El uso de fertilizantes, agroquímicos y plaguicidas desestabilizan los bosques.
  4. Que el café contribuyó, en gran medida, al desarrollo humano.
  5. Que en los bosques al morir un árbol (por ejemplo en el PNM), el espacio ocupado por el mismo es tomado por las especies pioneras, tales como el guarumo. Este presenta características narcóticas y medicinales, entre otras.
  6. Que en los bosques el diámetro de los árboles, la densidad de estos y el grosor de los bejucos dan cuenta de la edad del bosque.
  7. Que los bosques jóvenes al tener un metabolismo más rápido son mejores sumideros de dióxido de carbono que los bosques maduros; pero que, sin embargo, los bosques maduros son más eficientes en el proceso.
  8. De cómo el árbol llamado barrigón, almacena agua en su tronco, y que por testimonios de algunos, beber de aquel agua produce una rara enfermedad que se caracteriza por la inflamación del estómago.

En fin, lo que se ha plasmado es este escrito de dos páginas, es una fracción minúscula de toda la información que fluyó durante el recorrido por el sendero de Los Caobos; seguramente se requerirían un sinnúmero de páginas para poder recoger toda la experiencia.

Al final el interés de este extracto es despertar la curiosidad científica del que lo lee.

GIRA AL PARQUE NATURAL METROPOLITANO

Por: Danny Contreras, César Samudio y Rolando Villarreal. 2020.

Curso Avanzado de Cambio Climático y medidas de adaptación. Maestría. Facultad de Ingeniería Civil. Universidad Tecnológica de Panamá.

Orígenes

Los orígenes de este parque datan de 1974 cuando se dieron los primeros pasos para el buen uso del área cercana al Canal de Panamá. Posteriormente, en 1983 esta área se declaró como Área Recreativa de Curundú. Finalmente, un año después, el presidente de esa época, Jorge Illueca, realiza una gira presidencial, y a raíz de esta gira se presentó una propuesta que llevó a la creación del Parque Natural Metropolitano (PNM3), mediante la Ley No. 8 del 5 de julio de 1985. El parque está localizado en el distrito de Panamá, corregimiento de Ancón, entre las avenidas Ascanio Villalaz, La Amistad y Juan Pablo II.

Datos generales

Este parque se caracteriza por ser un área natural de 265 hectáreas, con aproximadamente el 75 % de su superficie cubierta por un bosque seco tropical, ecosistema que casi ha desaparecido en otras regiones del país. Es un bosque secundario que cuenta con varios senderos naturales; entre ellos Los Caobos, El Roble, sendero del Mono Titi, La Cienaguita, Los Guayacanes y otros.

Al recorrerlos se pueden observar sus bosques, paisajes, especies vegetales, incluyendo árboles que alcanzan entre 30 y 35 metros de altura. La gira se realizó por el sendero de Los Caobos, que recibe su nombre por la especie de árbol que ha sido reintroducido en él.

Durante el recorrido se pudo evidenciar una gran cantidad de enredaderas, lianas, palmas, árboles de mediano y otros de gran tamaño que sirven de hogar para aves, pequeños mamíferos e insectos. Además, de un mirador que permite tener una vista panorámica de la ciudad capital.

Beneficios

Actualmente los objetivos del parque son preservar en la ciudad de Panamá un área natural que contribuya a mantener el equilibrio entre el medio natural y un hábitat urbano en particular, a fin de prevenir la contaminación y propiciar un ambiente sano. Además, brindar a la población mayores oportunidades de esparcimiento al aire libre, que coadyuven a mejorar su calidad de vida. También, propiciar el establecimiento de facilidades para la recreación dirigida, la interpretación de la naturaleza, la educación ambiental, la investigación ecológica y otras actividades científico-culturales afines. Finalmente, proteger el régimen de las aguas del río Curundú y conservar los recursos naturales de flora y fauna del área.

De los puntos que más llamaron la atención a nuestro grupo durante la gira destacamos los siguientes:  

  • Árboles jóvenes peleando por imponerse: cuando un árbol viejo cae por acción humana o por causas naturales, los árboles jóvenes o pioneros comienzan a poblar el área que dejo el árbol viejo y como adolescentes sin control buscan imponerse al otro, para poder alcanzar los rayos solares y poder ganar esa pelea. Se parecen mucho a cuando nosotros estamos en la adolescencia peleando para poder alcanzar nuestras metas.
  • Los pioneros no serán los que prevalezcan: los árboles pioneros tienen una función muy importante ya que ayudan para que los suelos adquieran otras propiedades químicas para poder así que crezcan otro tipo de árboles, lo que hace que haya un equilibrio con diferentes especies para que así una controle a la otra y poder impedir que haya plagas. Lo que significa que entre mayor variedad de especies hay un mayor equilibrio.
  • Los árboles sienten: uno de los datos muy interesantes es sobre el estudio que se ha hecho a los árboles, donde se coloca sensores a un árbol y se intenta cortar otro sin sensores y el árbol que tiene los sensores se estresa y emite ondas o puede ser como un grito de auxilio. Es decir que el árbol es un ser vivo que siente, por mucho tiempo pensamos que el árbol es algo inerte donde solamente sacamos madera y no comprendemos que también es un ser vivo fundamental para la vida humana.
  • Equilibrio entre los árboles viejos: cuando los arboles llegan a su etapa madura y en un bosque hay zonas con estos tipos de árboles, se ve que los arboles se apoyan y se ayudan entre sí, se unen ramas y cuando hay brisas o lluvias, los unos con los otros se equilibran para poder permanecer en pie, esto nos llamó la atención ya que se asemeja a las personas adultas que con la edad se dan cuenta que necesitan de otras personas para poder subsistir.

La huella humana (pilares 1 a 8)

Por: Tatiana Morales y Germán Ramos. 2019.

Visita a la exhibición 4, Biomuseo. Curso avanzado de Cambio climático y medidas de adaptación. Maestría en Administración de Proyectos de Construcción. Facultad de Ingeniería Civil. Universidad Tecnológica de Panamá.

Las grandes columnas en la sala 4

Son en total 16 imponentes columnas en la cual sigues la cronología de la “Evolución“ de nuestro Istmo luego de que surge de los mares. Encuentras desde la historia de nuestros primeros pobladores hasta nuestras costumbres de hoy día, en el siglo 21.

IMG_7542.jpgEn este pequeño resumen se presentará un registro fotográfico de los primeros 8 pilares que describen nuestra historia. Incluso hay una columna que dice “AQUÍ EMPIEZA TU HISTORIA”, muy llamativa que nos motiva a conocer más de todo lo que esta sala brinda sobre nuestra interesante historia.

IMG_7541.jpgAprendiendo de los pilares 1 y 2

Es emocionante descubrir los inicios o el Génesis de una era tanto en formación geográfica como en evolución de nuestra especie. Evidencias antropológicas y genéticas indican que los primeros humanos que habitaron el continente americano llegaron del noroeste de Asia.

Los primeros pobladores de Panamá de quienes hay evidencia eran cazadores recolectores llamados Paleoindios. En este período las tierras estaban habitadas por animales gigantescos que los Paleoindios cazaban. Impresiona cómo los primeros pobladores se adaptan con sistema de caza, con perfeccionar las herramientas para la caza y sobrevivir con animales que superaban su tamaño.

IMG_7540.jpgPanamá cambia después de la era glacial, convirtiéndose en un lugar con un clima más cálido y húmedo. A su vez se vuelve un puente para el intercambio de cultivos, semillas viajaban de Norte a Sur América y de Sur a Norte América. La agricultura, nuevas semillas para cultivos, formación de aldeas y nuevas formas de caza se abren paso a un desarrollo de los primeros habitantes que los lleva a evolucionar en todas las áreas.

La agricultura y la pesca se hacen más sofisticadas; se utilizan herramientas que le permiten cazar más eficientemente. Impresiona ver cómo van evolucionando, incluso con la construcción de aldeas y piezas de arte.

IMG_7539.jpgEl cambio en la condiciones climatológicas lleva a un desarrollo que hasta la fecha permite gozar de esta diversidad.

Con el desarrollo de la agricultura y la posesión de tierras, surgen figuras como caciques y chamanes, lo que trae guerras entre pueblos.

El desarrollo cultural se divide en tres grandes grupos llamados Panamá Occidental (Chiriquí), Panamá Central (Coclé), Panamá Oriental (Darién), donde el arte de cada uno da inicio.

El mosaico cultural toma forma con los grandes desarrollos del arte en todos los sectores, como lo es la caza, la pesca, fabricación de piezas con oro y utensilios como frascos, tazas y un enriquecimiento de regiones. Animales realistas; combinación de humanos y animales formaban parte de la imaginación de los artesanos de aquella época, desarrollando técnicas cada vez más sofisticadas.

IMG_7538.jpgEl lema de la columna 7 hace justamente eso, la naturaleza toma forma, esto es por la diversidad de artefactos elaborados, por las creencias e imaginación de lo que les ofrecía la naturaleza.

Antes de la conquista española, los cacicazgos predominaban en todas las regiones donde su crecimiento era cerca de las riberas de ríos, donde se fundamentaba su desarrollo.

IMG_7537.jpgAnimales realistas, combinación de humanos y animales formaban parte de la imaginación de los artesanos de aquella época, desarrollando técnicas cada vez más sofisticadas.

IMG_7536.jpg¡Fin de redacción!

Esta foto resume nuestro paso por la sala 4, que nos llevó desde nuestros inicios de formación, como lo vimos a través de nuestra historia, hasta la era moderna, donde nosotros ahora formamos parte. Somos parte de un museo concebido con una estructura donde se simula estar dentro de un bosque y con sitios donde con lluvia nos podemos mojar. Cimentado sobre un gran fundamento que es toda la historia que nos ha llevado a ser parte de esta variedad cultural; actores principales con poder de conservar la diversidad para el futuro. Nos alegra conocer un poco más de los orígenes de nuestro país, y más allá de los fenómenos que hicieron formar el istmo de Panamá, tenemos la visión de seguir cultivando e incentivando a las futuras generaciones a involucrarse en este enriquecedor conocimiento de nuestros orígenes.

Biomuseo. El intercambio biogeográfico

Por: Yoixa Córdoba, Arlettis Figueroa y Rut Mendieta. 2019.

https://prezi.com/p/ompnrbuqz1va/el-intercambio-biogeografico/?utm_campaign=16803456&refcode=email00selligent000v0&utm_medium=email&utm_source=prezi&utm_content=2003

El surgimiento del istmo

Se considera que la formación del istmo de Panamá facilitó el movimiento de especies entre Sudamérica y Norteamérica. Este proceso ecológico y evolutivo denominado Gran Intercambio Biogeográfico es determinante en la configuración de la biota americana actual.

Los primeros animales terrestres cruzaron hace unos 8 millones de años nadando porque Panamá no había emergido del todo. El gran intercambio masivo de animales inició hace 2.4 millones de años, una vez emergió totalmente nuestro istmo. La mayoría fueron animales de tierras bajas. Años más tarde se dio una tercera migración, donde cruzaron animales más adaptados a bosques.

Constituye uno de los eventos biogeográficos de mayor importancia, no sólo por su influencia en el desarrollo de la fauna sudamericana sino también a escala global.

Norteamérica

Especies procedentes de Norteamérica

Del norte llegaron grandes ungulados como tapires, caballos, ciervos y los camélidos (ancestros de las llamas), y también fieros carnívoros como felinos y cánidos, entre otros muchos.

¿Por qué las especies del norte eran más fuertes que las del sur?

1. El clima

Las especies de Norteamérica estaban acostumbradas a tolerar condiciones climáticas más extremas y cambiantes, y cuando llegaron a las condiciones tropicales del sur, no requirieron grandes adaptaciones para expandirse con facilidad por el continente.

2. La historia evolutiva de la fauna del norte

Ya se había visto sometida a grandes presiones e intercambios faunísticos previos con Eurasia, de manera que sus habitantes eran más resistentes y competitivos al momento de unirse con Sudamérica, que llevaba mucho más tiempo aislada.

La Galería

Especies procedentes de Sudamérica

Sudamérica

Del sur llegaron al norte perezosos, armadillos, zarigüeyas, varios tipos de roedores, etc. Entre los anfibios y reptiles también se produjo un intenso intercambio, y al norte llegaron, por ejemplo, los caimanes y las boas, mientras que al sur arribaron los crótalos y las salamandras.

La Galería

¿Qué consecuencias conllevó el gran intercambio?

RESULTADOS DEL INTERCAMBIO

Muchos géneros de animales desaparecieron y surgieron otros, los cuales constituyen la moderna fauna del continente americano. De las dos partes del continente la que más resintió los efectos del intercambio fue la América meridional, cuya fauna nativa fue casi totalmente extinguida por los invasores norteamericanos.

Competencia entre depredadores norteamericanos y sudamericanos

El triunfo de los carnívoros norteamericanos sobre los depredadores nativos de Sudamérica se debió principalmente al desarrollo evolutivo de los primeros, los cuales a lo largo de los anteriores 50 millones de años había sufrido una evolución más agitada y competitiva que sus contrapartes del sur.

Competencia entre herbívoros sudamericanos y norteamericanos

Los ungulados nativos del sur fueron totalmente reemplazados por los ungulados invasores en un lapso increíblemente corto, debido a razones similares a las que dieron el triunfo a los depredadores inmigrantes del norte.

Los herbívoros sudamericanos sucumbieron ante la competencia de estos invasores más evolucionados y ante los nuevos depredadores llegados con ellos. Estos factores aunados a la violencia con la ocurrieron los cambios, fueron demasiado para los herbívoros nativos; dando como resultado la extinción de los ungulados nativos y la reducción en la diversidad de especies de roedores grandes nativas del sur.

Insectívoros y fauna arborícola

También entraron en contacto animales como las ardillas y prociones arborícolas del norte, y los monos, marsupiales pequeños, loros y otras aves nativas del sur, lo cual provocó un nuevo fenómeno de competencia entre dos conjuntos faunísticos perfectamente adaptados a la vida en los bosques.

En este intercambio hubo resultados menos dramáticos que en los intercambios de animales mayores, ya que los norteños lograron triunfar en el sur, y los sureños lograron colonizar exitosamente cada zona de bosque cálido y templado que lograron alcanzar, con excepción de los monos, que se vieron confinados a las áreas selváticas al sur mexicano.

BIOMUSEO. EL GRAN INTERCAMBIO

Por: ARIEL PRADO. 2017.

GIRA AL BIOMUSEO. CAMBIO CLIMÁTICO. MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN DE PROYECTOS DE CONSTRUCCIÓN. FACULTAD DE INGENIERÍA CIVIL. UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PANAMÁ

El día 19 de febrero de 2017, se realizó la gira al Biomuseo, el cual se encuentra ubicado en la calzada de Amador de la ciudad de Panamá. Dicha gira formaba parte las actividades a desarrollar como elemento de las asignaciones de la materia Cambio Climático, integrante del pensum de la Maestría en Administración de Proyectos de Construcción. 

Al iniciar la gira en cuestión, se facilitó una audioguía con la cual, a medida que se recorre el museo, es posible escuchar interesantes relatos, adicionales a los plasmados en paredes y pantallas interactivas de las salas y pasillos de la edificación, acerca de las diferentes exhibiciones que allí se encuentran. 

Luego de completar las dos primeras estancias del recorrido definido, se llegó a la exhibición denominada “El Gran Intercambio”, en tal exhibición eras recibido, momentos antes de ingresar, con misteriosos sonidos de animales, los cuales eran producidos por la interacción de las personas, cuyo recorrido estaba en una etapa más avanzada, con la pantalla táctiles presentes. Los misteriosos sonidos escuchados en la entrada, muy lejos de ser extraños, remembraban animales con los que estamos familiarizados, ya que son contemporáneos a la existencia del ser humano actual. Para la sorpresa del grupo que hacía el recorrido, estos sonidos, en su mayoría, no pertenecían a animales existentes; por el contrario, eran grabaciones que trataban de recrear el sonido emitido por animales que existieron hace miles de años, y cuyas especies se han extinguido.

Una vez se ingresaba de lleno a la sala, era impresionante lo que ahí se encontraba; estatuas a escala real, mostraban cómo lucían los animales que existían en la zona norte y sur de lo que hoy se conoce como el continente americano, antes de la formación del istmo de Panamá.

Los animales que se apreciaban, unos estaban mirando hacia la derecha y otros hacia la izquierda, desde la perspectiva de la persona que avanzaba desde la entrada de la sala. La razón de la diferenciación en la orientación de los animales se debía a que, luego de que se formara el istmo de Panamá, producto de los movimientos que se dieron en las placas tectónicas de la zona, es decir, Nazca y Coco, los animales que miraban hacia la derecha habían migrado desde el sur del continente hacia el norte y los que estaban mirando hacia la izquierda, a la inversa.

A medida que se recorría la sala, se explicaba cómo había ocurrido la migración de estas especies. Esta ocurrió paulatinamente y no como un evento instantáneo; se dio poco a poco. Especies que jamás habían convivido se veían obligadas a tratarse, creando nuevos hábitos y en otros casos causando la muerte y exterminación de algunas especies por completo. Este es el caso del perezoso gigante, el cual era un animal oriundo del sur del continente, con depredadores escasos, como consecuencia de su gran tamaño. Sin embargo, al iniciar su migración, cruzó su camino con el temible tigre dientes de sable, animal oriundo del hemisferio norte, mismo que con su tamaño imponente, garras afiladas, complexión musculosa, agilidad, y dientes que semejan afiladas navajas de aproximadamente 8 pulgadas de longitud, hacía del perezoso gigante una presa fácil.

El ser humano, en sus formas primitivas, formaba parte de este intercambio y contribuyó en gran medida a la extinción de especies, por ejemplo, del perezoso gigante, ya que al igual que el tigre dientes de sable, encontró una presa fácil de cazar, con mucha carne, haciéndola uno de sus objetivos de caza favoritos.

El “recién” formado istmo de Panamá, al servir como puente para este Gran Intercambio, posee vestigios del mismo. En la zona de la península de Azuero se han encontrado restos de animales extintos que hicieron de estas tierras su hogar, mientras realizaban la migración. Vestigios expuestos en la sala del Biomuseo a la que se hace referencia.

La evidencia del Gran Intercambio se ha descubierto en todo el continente; fósiles de distintas especies se han encontrado lejos de las zonas en las que se conoce se originaron. Se puede nombrar algunos ejemplos de fósiles encontrado como lo son el mamut, el ave de terror, primates, aves y mamíferos varios.

Se podía apreciar en la galería, muestras de los fósiles encontrados, tales como fémures del perezoso gigante, el cráneo del tigre dientes de sable, los colmillos de un mamut, etc. Las muestras están a escala real y en el caso del fémur del perezoso gigante era real.

Más adelante al pasar las estatuas a escala real, se encontraban pantallas táctiles, en las cuales se podía aprender la información más relevante acerca de cada uno de los animales que se tiene registro formaron parte del Gran Intercambio. Seguido, en la parte final de la estancia, incrustadas en las paredes, estaban pantallas gigantes, en la cuales se mostraba el paisaje en el que se desenvolvían ciertos animales, la recreación de su diario vivir y su forma de interactuar con otras especies.

Al voltear, en la parte final de la exhibición, era posible percatarse de la importancia del istmo de Panamá, haciendo posible que la ocurrencia del GRAN INTERCAMBIO y su influencia en el desarrollo de la historia del planeta.

Finalmente, se procedía a devolver la audioguía al personal del Biomuseo y continuar con el recorrido previsto.

Fotos: Marilyn Diéguez. Marzo 2020.